P. Urbano: Personalidad fuerte y sensibilidad fina

 

El P. Urbano García Revilla nació en Los Tremellos (Burgos) el 28 de noviembre de 1930. Tenía doce años, cuando ingresa al seminario menor en Pamplona antes de pasar al noviciado en Godella y celebrar allí su primera profesión el 14 de julio de 1948. Sus votos perpetuos fueron ese mismo día del año 1954, también en Godella, y con apenas 24 años.

Durante su etapa como junior pasó por las comunidades de Santa Rita -en La Patilla-, el Colegio P. Luis Amigó de Pamplona y la Casa del Salvador de Amurrio. Fue ordenado sacerdote el 3 de julio de 1955 en Salamanca y al terminar su licenciatura en Teología en la Universidad Pontificia, fue destinado a Colombia, en Medellín, para ser el prefecto de los estudiantes de Teología en la Escuela de Trabajo San José. De Fontidueño pasó por un breve período al Seminario San José de la Estrella, desde donde fue enviado a Bogotá a dar inicio a un proyecto de trabajo con chicos con problemas de conducta en la localidad de Cajicá.

20171214Urbano2

En 1968 regresó a España para prestar sus servicios en la formación de los teólogos en Dos Hermanas en el Centro Internacional de Estudios y de nuevo volvió a Colombia en 1971, donde permaneció hasta 1977. Regresó definitivamente a España y durante tres años es director de EPLA y educador en el Hogar Saltillo, de 1980 a 1983.

Ese año comenzó su primera etapa en el Colegio Fundación Caldeiro, del que fue director hasta 1989. De allí paso al Colegio Monte Sión, en el que estuvo nueve años como administrador. En 1998 pasó a formar parte de la comunidad de la Residencia Amigó de Burgos, para regresar a Caldeiro en 2001, donde ha permanecido hasta su fallecimiento.

20171214Urbano3

Dotado de una fuerte personalidad, de fina sensibilidad y de extraordinarios valores para las relaciones sociales, el padre Urbano fue una persona profundamente identificada y encariñada con el ser y hacer amigoniano.

Esa misma identificación y cariño le llevaba a buscar –de forma instintiva– el engrandecimiento y la constante mejora de las instituciones y proyectos que eran confiados a su cuidado. En este sentido, procuraba –con gran sentido de la estética– el buen estado de los inmuebles pero, sobre todo, –llevado por un profundo e innato sentido de la justicia– buscaba incansable el bien de las personas –alumnos, profesores, empleados– que estaban junto a él, procurándoles, en la medida de sus posibilidades, una mejora constante e integral.

20171214Urbano4

Era exigente –aunque era el primero en exigirse a sí mismo–, pero era, al mismo tiempo, bondadoso, afable y cariñoso en el trato. Y los que lo rodeaban –y en especial sus alumnas y alumnos– así lo percibían, como muestra este comentario de una de sus alumnas, publicado en las redes sociales, el mismo día de su fallecimiento: “Triste noticia. El padre Urbano ha fallecido hoy. Descanse en paz. Fue uno de los mejores directores y mejor persona que ha tenido Caldeiro. Me siento triste”.

Su misma personalidad y valores le impulsaba a ser intransigente con lo que consideraba injusto o falto de coherencia. Y si algo le repugnaba visceralmente era la mediocridad.

20171214Urbano5

Otra peculiaridad muy característica suya era el inconformismo. Mostraba abiertamente su disconformidad cuando lo que veía a su alrededor no cuadraba con lo que su conciencia consideraba justo y adecuado. En este sentido, se resistía, por ejemplo, cuando fue director de instituciones públicas confiadas a la Congregación, a colaborar con autoridades que, a su criterio, no atendían suficientemente las necesidades de los alumnos o de los empleados. Y se mostraba inconformista también a seguir y secundar lo establecido por el simple hecho de que “siempre se había hecho así”. Al respecto, quiero recordar la “bocanada de aire fresco” que supuso su nombramiento como Perfecto de Teólogos de Dos Hermanas, a finales de los sesenta. Entonces, sin dejar de ser exigente en lo esencial, supo, en sintonía con el espíritu Vaticano II, abrir horizontes de libertad, que favorecieron –y mucho– el crecimiento personal e integral de los estudiantes y el desarrollo en ellos de un necesario y positivo sentido crítico.

P. Juan Antonio Vives y Noelia García

 

Más noticias recientes...

P. Urbano: Personalidad fuerte y sensibilidad fina
14 Dic 2017

  El P. Urbano García Revillanació en Los Tremellos (Burgos) el 28 de noviembre de 1930. Tenía doce años, cua [ ... ]

Juntos peregrinando
11 Dic 2017

  Las comunidades del Saltillo y de Torrelavega aprovechamos el día 7 de diciembre para disfrutar juntos de un en [ ... ]

Bodas de Oro Sacerdotales del P. Cruz Goñi Paternáin
07 Dic 2017

  El P. Cruz Goñi Paternáin, religioso amigoniano, celebró el pasado domingo 3 de diciembre sus as de Oro de [ ... ]

“La educación se basa en la confianza de que los alumnos pueden cambia...
27 Nov 2017

  Más de 250 educadores y profesores amigonianos han participado los días 25 y 26 de noviembre en el Colegio P.  [ ... ]

Se amplía la Comisión de Protección de la Infancia y la Adolescencia...
22 Nov 2017

  El Gobierno Provincial de los Amigonianos, así como el Patronato de la Fundación Amigó, han apostado por darl [ ... ]

Inauguración del Centro Zagal en Abidjan
21 Nov 2017

  El pasado jueves 16 de noviembre tuvo lugar en Abidjan la inauguración oficial del Centro Zagal que cuenta con [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1