"No toda la ayuda se va al bolsillo de unos pocos en Filipinas"

 

Luis Ortiz es un religioso español que lleva 27 años en Filipinas y que seguirá allí cuando amaine la tormenta mediática generada por el tifón Yolanda. Como en toda catástrofe, el trabajo posterior es tan importante como el de emergencia.

«Le sorprenderá que le diga que hay algo positivo en todo esto», afirma refiriéndose al tifón Yolanda el religioso amigoniano Luis Ortiz, que llegó hace 27 años a Filipinas. Por eso este hombre nacido hace 58 años en Santo Domingo de la Calzada (La Rioja) reconoce que «ahora soy filipino».

 ¿Algo positivo con más de 4.000 muertos y medio millón de casas destruidas? «Sí, es una oportunidad para solidarizarte con la gente», añade. Y tal es el caso de los chavales a los que protegen y dan formación en el Centro de Menores Padre Luis Amigó en el barrio Malate de Manila. Yolanda no ha sacudido físicamente la capital del país, pero sí ha servido de ariete para las conciencias de esos menores y jóvenes.

«Son ellos los que ahora se están solidarizando, van a centros de ayuda a hacer paquetes de comida o hacen de taxistas para que las víctimas que llegan de la zona afectada por el tifón localicen a sus familiares en Manila», cuenta a través del teléfono Luis Ortiz. «Para ellos no deja de ser una experiencia triste, pero les vale para ver lo que normalmente muchas otras personas hacen por ellos». «Los jóvenes me dicen: 'Estamos cansados pero contentosŽ».

«El post-tifón es más duro»

Pero hoy en día «tenemos la sensación de que el mal está generalizado. Ya no duelen estas catástrofes», afirma Ortiz consciente de que es casi imposible mantener la tensión con el paso de los días. «La gente se olvida rápido y es justo cuando ellos más lo necesitan. El post-tifón es más duro y largo». «Nos acordaremos en el aniversario».

Ortiz no habla de pobres y ricos, pero es concluyente. «El viento no destruye casas y edificios sino chabolas. En Filipinas va a ser difícil que se olviden las maderas y los palos de coco con una chapa de metal como techo. Es triste que no haya un proyecto de desarrollo de futuro».

«Por nuestra parte, tenemos que mantener la antorcha encendida, ser transparentes y contar qué hacemos con las ayudas que nos llegan, porque no todo se va al bolsillo de unos pocos», añade sin querer ser más explícito para de inmediato hacer algo tan inusual como la autocrítica: «La gente se olvida por nuestra culpa».

Dos semanas después de que Filipinas se viera sacudida por el mayor tifón de su historia, Ortiz es capaz de dibujar cuál debe ser el futuro a medio y largo plazo, aunque sabe que la tarea será ingente.

«Primero hay que conseguir hacer llegar alimentos y medicinas a las víctimas; segundo, lograr limpiar las zonas afectadas: tercero, reconstruir y desarrollar medios económicos para que la población local pueda sobrevivir. Y durante estas etapas, tratar de hacer un trabajo preventivo», explica. En este sentido insiste en que «sobre todo hay que cuidar a ancianos, mujeres y niños, que son los más vulnerables. Unos están casi sin fuerzas, otras en riesgo de ser víctimas de abuso sexual y los menores pueden ser explotados en redes de compraventa, adopciones o tráfico de órganos».

Mientras tanto «hay muchos sitios a los que no ha llegado la ayuda», afirma Luis Ortiz recordando la particular geografía de un país con unas 7.100 islas. «Filipinas cuenta con muchos recursos pero mal distribuidos», sentencia diplomático.

AYUDA VÍCTIMAS: La Fundación Amigó dispone de una cuenta bancaria (2085 9972 06 0330204567 Concepto: Urgencia Filipinas) en la que hacer ingresos para ayudar a las víctimas del tifón.

Más noticias recientes...

“Todos necesitamos una segunda oportunidad”
15 Nov 2017

  “Ellos han cometido faltas y delitos, pero nosotros les intentamos ayudar aportándoles una formación y unos  [ ... ]

Un ambiente de fe en el que nos sentimos profundamente acompañados
03 Nov 2017

  Esta es la síntesis que hago de la onvivencia nacional de JUVAM´17en Caldeiro – Madrid, en el cual hemos p [ ... ]

Una aportación al Ecumenismo
03 Nov 2017

  Cuando escribo estas líneas aún resuenan los ecos de la lebración en Alemaniade los “500 años de la Ref [ ... ]

"Justicia Juvenil. Testimonios de experiencia
02 Nov 2017

  Éste ha sido el título de la nueva conferencia del ciclo “El último martes, con los primeros”, impartida  [ ... ]

Inteligencia y educación emocional
27 Oct 2017

  Una veintena de educadores amigonianos de Alicante, Castellón y Valencia han participado en la primera tanda de [ ... ]

Encuentro de Superiores Locales 2017
26 Oct 2017

  El Encuentro de Superiores Locales, como en años anteriores, ha tenido lugar en el Seminario San José de Godel [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1