#25CDN: 25 años de la Convención de los Derechos del Niño

 

El 20 de noviembre se celebra el Día Internacional de los Derechos de la Infancia ya que fue en esta fecha cuando la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Convención de los Derechos del Niño. Atrás quedaban muchos años de diálogo y trabajo para consensuar entre Estados y sociedad civil los 54 artículos de los que se compone la Declaración.

Defender el interés superior del menor ha sido y es una de las constantes más enraizadas del movimiento pedagógico amigoniano. El humanismo cristiano está en la base de nuestros principios filosóficos y comprendemos la persona de una manera clara y desambigua, como un ser libre, sujeto y objeto de derechos y responsablidades y, por encima de todos, el de su propia dignidad que le viene por ser criatura e imagen de Dios. Nuestros principios pedagógicos han sido apoyados -y siguen siendo sustentados- por esta incuestionable noción de persona. Por eso, a lo largo de estos 125 años, los amigonianos también hemos posibilitado el que se explicitaran estos valores encarnados en nuestro quehacer cotidiano en una carta magna de Derechos. Así lo constataba el mensaje del XIX Capítulo General, sobre la Misión Apostólica de la Congregación:

"Aportes de la pedagogía amigoniana a los Derechos Humanos: Ya desde su primer devenir histórico, la pedagogía amigoniana supo buscar y encontrar la manera de no quedarse encerrada en sí misma, sino de participar a la sociedad sus avances y logros, propiciando una creciente sensibilización social por el mundo de los niños y niñas, adolescentes y jóvenes en situación de riesgo o de conflicto, y favoreciendo, desde la propia experiencia, cauces de solución para dicha problemática infantil y juvenil. En este sentido –y dejando aparte la decisiva participación del padre Domingo de Alboraya en el Congreso Penitenciario celebrado en Valencia en 1909– el primer aporte verdaderamente significativo hay que situarlo cronológicamente en 1918. En este año fue publicada, por iniciativa de Montero Ríos, la primera Ley Tutelar de Menores española, en cuya elaboración tuvo gran influencia la congregación amigoniana a través del ya repetidamente nombrado padre Domingo de Alboraya"1.

Celebrar estos 25 años de Derechos de la Infancia no es nada ajeno a nuestro compromiso como educadores amigonianos. Históricamente pusimos nuestro grano de arena en la construcción de esta Convención a través de los trabajos y propuestas que presentó el BICE (Bureau International Catholique de l'Enfance), quien tuvo la labor, en los años 80, de aglutinar un buen grupo de congregaciones religiosas con el objeto de coordinar y presentar una sola voz en los foros de discusión de la Convención. En las actas del BICE podríamos encontrar nuestra sólida e indiscutible aportación. Actualmente, el BICE sigue teniendo estatuto de miembro observador en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra y, a través de él, hemos seguido participando en el control que esta Comisión realiza a los países en materia de derechos del menor.

El objeto de nuestro compromiso personal, como educadores, y colectivo, como Congregación, ha sido y es el crecimiento integral de todos los niños, niñas, adolescentes y en particular de los más vulnerables, aquellos que la vida les ha vuelto la espalda, aquellos que no sólo necesitan el pan de cada día, sino también un apoyo seguro que les devuelva la confianza en ellos mismos. Por eso, desde el origen de nuestro caminar como amigonianos hemos trabajado y luchado para que cada uno de ellos tuviese y conociese su Identidad, fuese tratado con Amor, se cuidase su Salud, se promoviese su Educación y participación, viviese en un entorno donde se sienta realmente Protegido. Y todo esto, se ha ido materializando a través de nuestros programas, proyectos, servicios y centros educativos en los 22 países en los que, desde nuestra fundación, estamos y hemos estado presentes.

Nada de esto hubiese sido posible sin la genial idea de Luis Amigó y su sentido del compromiso cristiano. Su amor por el Evangelio le animó a empezar este movimiento a favor de tantos pequeños, a los que se acostumbraba a encerrar en unas cárceles sin derechos. La sociedad de su tiempo se estaba sintiendo muy incómoda con la pobreza infantil y con la tragedia de tantas familias que, rotas por una industrialización deshumanizada, dejaban a sus hijos vagar y mal vivir por las grandes ciudades. Luis Amigó, compasivo y sensible a la dignidad de cada persona, prometió redoblar su esfuerzo por sacar adelante esta obra que aliviase los males que aquejaban a esta sociedad2. La concreción de esta empresa, a través de los primeros religiosos amigonianos y de sus establecimientos, fue una aportación importante en la evolución de la consciencia social del menor como sujeto de Derecho. Nuestro camino de 125 años al lado de los menores con problemas ha sido posible y es una realidad gracias al trabajo de muchas personas que, con su aportación comprometida, hacen de la tarea educativa una vocación apasionante.

Sabemos que muchos de los planteamientos de la Convención están todavía por desarrollar, aunque mucho se ha hecho ya en todos los países. Somos conscientes del problema de la infancia en España en los últimos cinco años de crisis económica y que los recortes que los organismos públicos han realizado en sus políticas sociales están repercutiendo seriamente en un aumento de la pobreza infantil. El comunicado3 de la Conferencia Episcopal Española, Cáritas y la CONFER con motivo de este 25 aniversario es rotundo y no deja duda de ello. Tendremos que tener los ojos abiertos y no aceptar que los derechos del menor se clasifiquen dentro de la política lowcost de la Administración.

Aún con todo, creo que hoy también, además de la reivindicación, es un día de celebración, porque este 25 aniversario es una excusa adecuada para renovar nuestro convencimiento del valor inestimable que tiene la vida humana y del regalo que Dios nos hace con cada una de ellas, "Cada niño que nace es un signo de que Dios no se ha cansado aún de la humanidad"4.

Madrid, 20 de noviembre de 2014, en el 25 aniversario de la Convención de los Derechos del Niño.

1XIX Capítulo General. "La misión apostólica de la Congregación: Nuestro compromiso cristiano y social: la educación de jóvenes en conflicto". Roma 2001

2 Cfr. Luis Amigó, OCLA, N. 83; 1891; 2359

3 CEE, CONFER, Caritas. "Fortalecer nuestro compromiso con la Infancia". Manifiesto en el 25 aniversario de la Convención de los Derechos del Niño. 

4 TAGORE, poeta indio, Premio Nobel de Literatura en 1913

Por P. José Angel Lostado, @jalostado

Más noticias recientes...

¡Dios sigue hablando!
19 Sep 2017

  El 15 de septiembre de 2017 era el gran día de ray David Fuentes Malagón,para los amigos de las redes social [ ... ]

La inteligencia espiritual en los colegios amigonianos
08 Sep 2017

  Los Colegios Amigonianos han programado un ciclo de conferencias sobre “La inteligencia espiritual”. Durante [ ... ]

Unidos a Dios en la diversidad
04 Sep 2017

  ¿Quién ha medido más de 5.000 kilómetros, o mensurado a palmos las estrellas de Europa?
én ha pesado [ ... ]

“…Y los llevó a un monte alto a solas”
31 Ago 2017

  Del 20 al 26 de agosto un grupo de religiosos nos dimos cita en la población de Benagalbón (Málaga) en la cas [ ... ]

Descansa en paz, P. Ángel Soriano
24 Ago 2017

  Hoy, 24 de agosto, ha sido llamado a la Casa del Padre, nuestro querido hermano P. Ángel Soriano Barrera,a la  [ ... ]

Sintiendo y gustando Manresa en El Escorial
22 Ago 2017

  No era la primera vez que participaba en unos ejercicios espirituales, ni que pasaba algún tiempo en silencio.  [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1