A propósito de La Saeta

 

1.- ¡Que no encuentre el saetero
quién le preste la escalera!
¡Que no encuentre la manera
de subir a ese madero!
Pues si el Cristo verdadero
en la cruz murió clavado,
nadie sea tan osado
que corrija a Dios su tino.
¡Desde la cruz, el camino
señale el Crucificado!

2.- No puedo cantar, ni quiero,
−nos dice la poesía−
ni al Jesús de la agonía,
ni a ese Jesús del madero.
Mas era Dios verdadero
quien en la cruz fue clavado.

No es más Dios si, desclavado,
es bajado de la cruz:
¡es más amor y más luz
en la cruz crucificado!

3.- El mismo Jesús que hacía
milagros y curaciones,
predicaba sus sermones
y su doctrina exponía.
Pero la gente veía
que era duro de aceptar.
Y no canta su cantar
a ese Jesús exigente,
ni a ese Mesías doliente,
sino al que anduvo en el mar!

4.- Nace el hombre en el dolor
y a la muerte está esperando,
mas sus signos ocultando
no tranquiliza su humor:
es buenismo tentador
y táctica de avestruz.
No por ocultar la cruz
se acaba el dolor humano:
en ese signo cristiano
lo ha vencido ya Jesús.

5.- El Viernes Santo primero
le gritaban a Jesús:
⎯¡Que se baje de la cruz,
si es Mesías verdadero…!
El grito del saetero
es la misma tentación.
No aprendemos la lección
y pedimos milagrismo,
mas de Cristo el cristianismo
tiene dolor y pasión.

6.- ⎯De en medio, la cruz quitemos,
que da trauma su presencia,
y remedio, ya en su ausencia,
a muerte y dolor daremos.
A Cristo desenclavemos;
lo demás, solo se irá⎯.
Pero Jesús no se va:
quiso morir en la cruz
para servirnos de luz,
y nunca se bajará.

7.- En Jesús el Nazareno
no puede creer alguno
sin un milagro oportuno
o sin un saber bien pleno.
En la cruz brilla sereno
milagro y sabiduría.
Mirando la cruz podría
ese misterio entender
quien, sincero, quiera ver
lo que la cruz le diría.

8.- Porque la cruz es señal
de que fuimos redimidos
y seremos admitidos
al banquete celestial.

Y en este firme puntal
se sujeta nuestra vida:
la muerte ya está vencida,
y vencido está el dolor.
¡Vida, alegría y amor
triunfan en la cruz erguida!

9.- Creo en Ti por tus acciones,
por tu enseñanza y doctrina,
por tu persona divina,
milagros y curaciones.
Pero tengo otras razones
que me mueven a quererte:
me mueve, Señor, el verte
clavado y escarnecido,
ver tu cuerpo tan herido,
tus afrentas y tu muerte.

10.- Y me conmueve tu amor
por gratis e inmerecido,
y no ser correspondido
por el hombre pecador.
¡Yo quiero amarte, Señor,
sin que bajes del madero!
¡Márchate, pues, saetero,
o cambia ya de saeta,
que lo que dice el poeta
es falaz, no verdadero!

Por José Luis Rodríguez Ibáñez

Más noticias recientes...

Se amplía la Comisión de Protección de la Infancia y la Adolescencia...
22 Nov 2017

  El Gobierno Provincial de los Amigonianos, así como el Patronato de la Fundación Amigó, han apostado por darl [ ... ]

Inauguración del Centro Zagal en Abidjan
21 Nov 2017

  El pasado jueves 16 de noviembre tuvo lugar en Abidjan la inauguración oficial del Centro Zagal que cuenta con [ ... ]

“Todos necesitamos una segunda oportunidad”
15 Nov 2017

  “Ellos han cometido faltas y delitos, pero nosotros les intentamos ayudar aportándoles una formación y unos  [ ... ]

Un ambiente de fe en el que nos sentimos profundamente acompañados
03 Nov 2017

  Esta es la síntesis que hago de la onvivencia nacional de JUVAM´17en Caldeiro – Madrid, en el cual hemos p [ ... ]

Una aportación al Ecumenismo
03 Nov 2017

  Cuando escribo estas líneas aún resuenan los ecos de la lebración en Alemaniade los “500 años de la Ref [ ... ]

"Justicia Juvenil. Testimonios de experiencia"
02 Nov 2017

  Éste ha sido el título de la nueva conferencia del ciclo “El último martes, con los primeros”, impartida  [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1