Ange y Sylvestre: de Costa de Marfil a Colombia

 

Fr. Ange LOBOUÉ y Fr. Sylvestre BINI, religiosos de la Comunidad de Abidjan, pusieron rumbo a Colombia en 2015, para estudiar y vivir una experiencia pedagógica allí. Después de dos años, les hemos pedido que nos cuenten cómo es su vida allí, en su comunidad y con sus estudios.

“Mi llegada a Colombia coincidió con la clausura del 125 aniversario de la Congregación, que se celebró el 12 de abril de 2015. El día 13 me fui hacia la que sería mi comunidad, el Instituto Toribio Maya de Popayán. Todo era nuevo para mí, no entendía nada del idioma, hacía frío, la comida era muy diferente... Pero la acogida de la comunidad fue muy sincera y muy gratificante”, recuerda Fr. Ange.

20170628AngeSylvestre2

En el caso de Sylvestre, su llegada tuvo lugar el 21 de septiembre de 2015. Después de estar algunas semanas en la Curia Provincial de Bogotá para arreglar su documentación, llegó a la comunidad de la Fundación Universitaria Luis Amigó (ahora Universidad Católica Luis Amigó) de Medellín el 10 de octubre. Desde el 15 de julio de 2016, pertenece a la comunidad del Centro Carlos Lleras Restrepo (La Pola). “Es una comunidad muy joven, con una edad media de 25 años, y todos estamos estudiando en la misma universidad, la Universidad Católica Luis Amigó”, explica Fr. Sylvestre.

También por La Pola pasó Fr. Ange, en su caso durante seis meses, durante los que, mientras estudiaba Teología, se encargaba de apoyar espiritualmente a los jóvenes de una sección. Ahora pertenece a la comunidad de la Escuela de Trabajo San José de Machado, donde continúa estudiando Teología y acompaña a los jóvenes de la comunidad terapéutica.

Ambos reconocen que les costó incorporarse a sus estudios de Teología en la Universidad Católica Luis Amigó. “Al principio fue bastante difícil porque el ritmo de la universidad era bastante exigente, tenía que leer mucho y redactar todo en español”, cuenta Ange. “Fue difícil por el idioma y porque el sistema de enseñanza es muy diferente al de mi país, pero con esfuerzo personal y la ayuda de mi comunidad, de los profesores y de mis compañeros, logré superar las dificultades”, confirma Sylvestre.

20170628AngeSylvestre3

“Toda adaptación cuesta. Lo más difícil fue el idioma, pero tanto los religiosos, como los muchachos de los centros en los que he estado y los profesores de la universidad me han ayudado a mejorar mi español. Además, pasé tres meses en Bogotá estudiando española para extranjeros en la Universidad Nacional. Ahora no soy capaz de hablar francés sin que se me escape alguna palabra en español”, cuenta Ange.

Para Sylvestre, la adaptación al país y a la cultura ha sido fácil. “En mis estudios universitarios había estudiado bastante de América Latina, conocía algunas cosas de la cultura y hablaba un poco de español. También busqué información de Colombia y su cultura en Internet y Fr. Jaime Zapata me habló mucho de su país”.

El año pasado, ambos vivieron ya allí la renovación de sus votos religiosos. En el caso de Ange, hizo sus votos perpetuos el 19 de junio en el Instituto Toribio Maya de Popayán, y en el de Sylvestre, la quinta renovación de sus votos temporales en la comunidad de La Pola el 15 de septiembre. “Como se dice aquí, lo viví ‘súper’. Fue diferente porque aquí estas ceremonias son más solemnes, con los muchachos del centro cantando y bailando con sus familias, los colaboradores y la comunidad. En Costa de Marfil se hacía más con la comunidad y algunos familiares”, explica Sylvestre.

20170628AngeSylvestre4

Ange reconoce que está muy contento con toda la experiencia que está adquiriendo en Colombia. “Estoy seguro de que todo esto me servirá mucho cuando regrese a África. Sigo disponible a responder SI al Señor en cualquier lugar donde quiera mi presencia”, reitera.

Sylvestre también aprecia mucho la labor de acompañamiento espiritual que hace en su comunidad. “En Amigó Doumé era educador, acompañando a los muchachos y sus familias en sus procesos. Aquí la labor es distinta, pero para mí lo más importante sigue siendo acompañar a los chicos y seguir aprendiendo”, nos cuenta.

Para terminar, Ange no se olvida de los aspirantes africanos y les lanza una invitación: “Les invito a no tener miedo de comprometerse totalmente con Jesucristo y con el carisma amigoniano”.

Más noticias recientes...

Sintiendo y gustando Manresa en El Escorial
22 Ago 2017

  No era la primera vez que participaba en unos ejercicios espirituales, ni que pasaba algún tiempo en silencio.  [ ... ]

Llamados a vivir nuestra vocación amigoniana
21 Ago 2017

  Del 31 de julio al 6 de agosto una veintena de personas de distintos grupos de la Familia Amigoniana y otros seg [ ... ]

Nota de la Federación Interfranciscana sobre el atentado en Barcelona
21 Ago 2017

  Ante el terrible atentado llevado a cabo en la tarde del día 17 de agosto en la ciudad de Barcelona, la familia [ ... ]

Mi primer Campamento de Zagales
07 Ago 2017

  Por fin llegó elCampamento de Zagales. Llevo todo el año esperando con gran ilusión poder ir con los Zagales [ ... ]

De intercambio en Valencia y Gelsenkirchen
01 Ago 2017

  Del 17 al 30 de julio y bajo el lema “Amigos on tour” ha tenido lugar la tercera edición del intercambio eu [ ... ]

DAGANFUTU: Un torneo de fútbol diferente
17 Jul 2017

  El viernes 14 de julio el Club de los Rotarios de Gelsenkirchen organizó un torneo de fútbol en los campos de  [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1