8 días caminado hasta Asís

 

Fue en septiembre del año 1993 que Fr. José Vicente Miguel y Fr. Jens Anno Müller realizamos el compromiso definitivo con Cristo, haciendo la Profesión Perpetua en nuestra Congregación. En cambio, ella, la Congregación, nos acogió entonces para siempre en sus brazos maternos.

Pensamos que ese hecho, las Bodas de Plata de nuestros votos, era motivo suficiente para tomarnos un tiempo especial de reflexión y agradecimiento. Y como dos capuchinos, o sea, dos de nuestros tíos, nos habían hablado tan bien del camino de Francisco por la Umbría, nos decidimos a andar por esta ruta y así conocer mejor la experiencia fundacional del movimiento franciscano.

Francisco de Asís y sus primeros compañeros fueron al principio del siglo XIII de dos en dos por los alrededores de Asís a anunciar la buena noticia, repitiendo la misma experiencia de los discipulos de Jesús, que el Señor los había mandado de dos en dos por la Galilea de entonces. Y fue el propio Francisco que anduvo la mitad de su vida por los caminos del mundo, desde Santiago por el occidente hasta Jerusalén en el oriente.

20180927Asis2

Nosotros no quisimos llegar a tanto, nos bastó con 8 etapas desde La Verna hasta Asís. Así que nos juntamos en nuestra Curia General de Roma, uno llegado desde Costa de Marfil y el otro desde Alemania, donde nuestros hermanos nos acogieron con mucho cariño. De allí nos trasladamos en tren y autobús hasta el santuario franciscano en La Verna, donde Francisco, a la edad de 42 años, dos años antes de su muerte, recibió los estigmas como prueba evidente de su íntima unión con el Jesús de la pasión. Celebramos la misa en la capilla, donde la tradición ubica ese hecho, y que marcó el principio de nuestro caminar por las huellas de Francisco. Recordamos con com-pasión a muchas personas concretas, familiares, hermanos, muchachos y muchachas, que en estos días están sufriendo y configurados de alguna manera con la pasión de Cristo.

Anduvimos las siguientes etapas: de La Verna hasta Pieve Santo Stefano, de allí hasta la aldea de La Montagna, la tercera hasta Citerna, luego a Cittá di Castello. La quinta etapa nos llevó a Piedralunga, desde allí a Gubbio, la ciudad del lobo, a continuación, hasta Valfábbrica y, por fin, hasta Asís. Fueron caminos bien señalizados con la tau y la flecha amarilla, normalmente con una distancia de entre 20 y 30 kilometros. Los senderos nos llevaron por la montaña verde de la Umbría, nos regalaron vistas espectaculares sobre el valle del Tíber y otros valles majestuosos. Nos acompañó la sombra de los pinos y hayas, el canto de los pájaros y el aleteo de las mariposas, que bailaban sobre los rayos del sol.

20180927Asis3

Para no dejarlo demasiado romántico también hay que decir que más de un trozo del camino pasaba por carretera asfaltada, donde la sombra brillaba por su ausencia en pleno agosto. Y las cuestas, que luego tocan bajadas no menos complicadas. Ellas nos recordaban, que nuestras rodillas ya llevan 50 años funcionando...

Para evitar lo más posible el pesado sol de la tarde, madrugábamos para poder salir sobre las 6. Gracias a un “espresso doppio” y un capuccino, tomados con los obreros italianos a primera hora en el bar del pueblo, avanzábamos muy bien con el fresco de la mañana, gozando de las alboradas maravillosas. Un buen almuerzo con salami, queso pecorino, pan artesanal y agua de la fuente a media mañana nos renovaba las fuerzas para poder continuar el camino. Llegábamos a los destinos entre la 1 y las 2 de la tarde, lo que nos permitía ducharnos los primeros en los albergues, donde la gente amable de la Umbría nos acogía con gusto. Dormimos en casas particulares, en un convento de benedictinas, en otros de franciscanas, de clarisas y de los menores conventuales y también en albergues sencillos, instalados por las parroquias, para acoger el creciente número de peregrinos, que están buscando realizar la experiencia franciscana.

Después de la buena ducha, que nos hacía sentir como recién nacidos, paseábamos un poco por el pueblo y nos juntábamos para rezar vísperas y/o compartir el evangelio del día. En Piedralunga, coincidimos con las fiestas medievales del pueblo, una de las sorpresas del camino. Los casi 20 peregrinos nos juntamos en una mesa al aire libre y participamos con gusto en la fiesta, ya que el motivo de la celebración era un milagro que se realizó con un peregrino, que en la edad media había pasado por el pueblo. Otra sorpresa agradable en medio del camino fue una pequeña piscina, formada por un río en medio de un bosque con agua cristalina, fría y limpia bajada de la montaña, donde tomamos un baño y disfrutamos como críos de la hermana agua.

20180927Asis4

Pero, aparte de tantos dones y sorpresas inesperadas durante el camino, lo más impactante fue sin duda la experiencia de ir de dos en dos por ese camino. Nos apoyamos y motivamos mutuamente en los momentos duros, compartimos los sentimientos y dolores del camino, cantamos y alabamos a Dios juntos por las mañanas, rezamos juntos por la tarde, compartimos el pan, el salami, la fruta, el agua, nos curamos los pies fastidiados por la dureza del camino...

De alguna forma nos acercamos a la experiencia fundante de los primeros hermanos de Francisco, muy diferente a la experiencia del monje en su convento, que hasta hoy es el modelo “clásico” para muchos consagrados. El monje, ese termino viene del griego “mónos”, parte de su relación personal con Cristo, vivida en la soledad de su celda. El franciscano parte de la relación con los hermanos, que justo en ese caminar juntos hacen la experiencia, de que Cristo camina con ellos.

“El Señor me dio hermanos”, es una de las frases claves del testamento de Francisco. Los que formamos parte de la familia franciscana estamos convocados a ser hermanos. Y así disfrutamos los dos del ser regalo el uno para el otro, sobre todo en los momentos de compartir la comida y la bebida, que fueron para nosotros momentos de un “Emaús franciscano” en medio de la Umbría. Brindamos más de una vez por la feliz coincidencia de haber sido fieles a nuestro compromiso comenzado hace 32 años en el noviciado y renovado definitivamente hace ahora 25 años.

20180927Asis5

En esta alegría y agradecimiento concelebramos la misa en la primera mañana de la solemnidad de la Asunción en la Basílica San Francesco en Asís, al lado de la tumba de aquel hermano pobre y humilde que descubrió el secreto de la verdadera alegría desde una vivencia plena del Evangelio y una aceptación incondicional de todos sus hermanos. Ese pequeño hermano Francisco era capaz de amar no solamente a sus hermanos, sino a todos los hombres, fueran nobles o ladrones, cristianos o musulmanes, con un amor fraterno universal. Ese amor lo fue aprendiendo, sin duda, en la meditación de Jesús en la cruz, que derramó su sangre para todos y, también, en la no siempre facil realidad de andar juntos por los caminos.

Para nosotros, hermanos amigonianos, esa experiencia franciscana nos confronta con nuestras raíces más profundas, transmitidas por nuestro Padre Fundador y los primeros religiosos, que, juntos como hermanos y junto con nuestros muchachos, aprendieron a vivir la vida con pasión. Aprendieron, que en la unidad y en la fraternidad, está el secreto de la fuerza y que formar nuestra mente con el espíritu de Francisco es base de nuestra identidad. Ojalá seamos capaces de seguir profundizando en ese espiritu los siguientes 25 años de nuestra vida amigoniana consagrada.

Por P. Jens Anno Müller

Más noticias recientes...

Encuentro de la Familia Amigoniana en Madrid
22 Oct 2018

  Ya por segunda vez, y esto se hará tradición, fuimos convocados por la misión Provincial de Familia Amigoni [ ... ]

“Lo amigoniano está en mi identidad más profunda, sólo ha cambiado el ...
19 Oct 2018

  Mons. Bartolomé Buigues ordenado obispo de Alajuela (Costa Rica) el pasado mes de mayo, ha estado de visita en [ ... ]

XXV Encuentro Nacional de Educadores Amigonianos
16 Oct 2018

  Los días 4 y 25 de noviembre tendrá lugar, en el salón de actos del legio Fundación Caldeirode Madrid, e [ ... ]

Recordando al P. Guillermo Casas
11 Oct 2018

  El pasado sábado, día 6 de octubre, fallecía a los 97 años de edad, nuestro querido hermano Guilermo Cas [ ... ]

XXXIII Asamblea General Interfranciscana
11 Oct 2018

  “¿Por qué a ti, Francisco?" ha sido el tema central de laIII Asamblea General de la Federación Interfra [ ... ]

La gran fiesta Amigó
10 Oct 2018

  La fiesta Amigó se llevó a cabo el sábado 29 de septiembre, a partir de las 15 horas en y alrededor del tr [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1

Para ofrecer los servicios de la web http://www.amigonianos.org y poder administrar la página, TERCIARIOS CAPUCHINOS PROVINCIA LUIS AMIGÓ utiliza cookies propias y de terceros.
Sólo si nos autoriza a guardar las cookies en su ordenador, le será permitido navegar por la página web y ver toda la información y servicios. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, coinsulte la política de cookies.