Cuidar la casa común, una ecología para hoy

 

Dentro del ciclo de conferencias “El último martes, con los primeros”, que se celebran con motivo del Año de la Misericordia en la Parroquia Nuestra Madre del Dolor, D. Francesc Torralba, profesor de la Universidad Ramón Llull de Barcelona, ha pronunciado la titulada “Cuidar la casa común, una ecología para hoy”, que tuvo lugar el día 31 de mayo, en el salón de actos del Colegio Fundación Caldeiro y a la que asistieron unas 80 personas.

El P. Txetxi presentó al Dr. Torralba como catedrático, escritor, conferenciante, director, consultor del Consejo Pontificio de la Cultura de la Santa Sede y también como corredor de fondo. Su pensamiento se orienta hacia la antropología filosófica y la ética. En su obra, plantea un análisis de las cuestiones centrales de la existencia humana: el sufrimiento, el silencio, la muerte, Dios, el sentido y la libertad, todo ello con un carácter integrador.

Francesc considera que la encíclica “Laudato Si” del papa Francisco sobre el cuidado de la casa común, que está dirigida a todos los hombres, es un documento que está escrito bajo la consigna del ver, juzgar y actuar. En ella, podemos encontrar un diagnóstico de la hermana tierra, un juicio negativo sobre la situación de la casa común y unas líneas de acción para transformar esta realidad.

El diagnóstico que hace sobre lo que le está pasando a nuestra casa, el estado global del planeta, es muy realista pero a la vez sustentado en la esperanza y en la posibilidad de mejora. Se ha producido un desastre medioambiental: contaminación, calentamiento, reducción biodiversidad, desertización, residuos, deforestación, concentración urbana. El ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos.

Pero existe la posibilidad de una conversión ecológica. Puedo cambiar el curso de la historia. Esta relación con el sistema debe transformarse. El ser humano debe custodiar la casa común. El hombre ha utilizado a su favor, de modo indiscriminado y sin control, el planeta. Ha habido una ideología, un modo de pensar, de que esto era así, con las consecuencias que tenemos. Es necesario cambiar de paradigma y avanzar hacia la fraternidad cósmica.

20160531ConferenciaCaldeiro3

Se necesita de una ética global, ética mundial. La resolución de la crisis depende de todo el planeta. La casa común que nos ha sido dada no nos pertenece, es un don. Cuando uno ahonda en la obra de la creación puede conocer mejor al autor y convertirse en un itinerario hacia Dios. Existe un conjunto interdependiente de seres, una red, con efectos a nivel planetario. La creación es un todo jerarquizado, ordenado en una escala de seres, de menos a más perfección. El hombre es el señor y cuida el mundo, es el más perfecto y tiene que ser el más responsable.

También se precisa de una nueva mirada, la espiritualidad ecológica. Pasar de la mirada que cosifica -y solo piensa en la explotación por el hombre- a una mirada sacralizada. El hombre es sagrado porque es valioso por sí mismo. Ello supone respeto, cuidado, protección. Una opción intermedia entre el progreso y la naturaleza. Reconocer la ciencia y la técnica al servicio de la persona. No excluir a nadie ni privilegiar a ninguno.

Para ello, hace falta una conversión que supone diversas actitudes: la gratitud y reconocimiento del mundo como un don recibido; la sobriedad y capacidad de gozar con poco, de valorar lo pequeño; la unidad y capacidad de convivencia y comunión, de sentirse uno con la realidad diferente a la mía, de la pluralidad como algo valioso y de saber que para el cristiano no hay extranjeros y podemos hablar de fraternidad universal; la conservación y la cultura del cuidado del ambiente y la atención del bien común.

Qué hacer para transformar, para que las necesidades particulares o las ideologías no afecten al bien común: No sirve la tesis de la pereza, estamos llamados a la acción y todos podemos hacer algo. No se debe caer en la arrogancia, sino que hay que superar el individualismo, pues tu problema es el de todos y a problemas sociales se responde con redes comunitarias, no con la mera suma de bienes individuales. Nunca es tarde para hacer, aporta lo que puedas, focaliza la atención en algo y persiste en ello, ya sea tu familia y entorno próximo, el grupo y la ciudad o la aldea global. No domina el mal, aunque sea más ruidoso, sino que el bien es discreto y la acción buena es mayor. Tenemos que tomar conciencia de que solo hay un mundo, conciencia global, y que la riqueza está en la diversidad y en la pluralidad, y debemos caminar hacia la globalización de los derechos, pues todos los seres humanos tienen los mismos derechos.

Al final de la conferencia se abrió un turno de preguntas y aclaraciones, con interesantes aplicaciones a la práctica educativa.

Carlos Sagardoy Azagra

Más noticias recientes...

¡Dios sigue hablando!
19 Sep 2017

  El 15 de septiembre de 2017 era el gran día de ray David Fuentes Malagón,para los amigos de las redes social [ ... ]

La inteligencia espiritual en los colegios amigonianos
08 Sep 2017

  Los Colegios Amigonianos han programado un ciclo de conferencias sobre “La inteligencia espiritual”. Durante [ ... ]

Unidos a Dios en la diversidad
04 Sep 2017

  ¿Quién ha medido más de 5.000 kilómetros, o mensurado a palmos las estrellas de Europa?
én ha pesado [ ... ]

“…Y los llevó a un monte alto a solas”
31 Ago 2017

  Del 20 al 26 de agosto un grupo de religiosos nos dimos cita en la población de Benagalbón (Málaga) en la cas [ ... ]

Descansa en paz, P. Ángel Soriano
24 Ago 2017

  Hoy, 24 de agosto, ha sido llamado a la Casa del Padre, nuestro querido hermano P. Ángel Soriano Barrera,a la  [ ... ]

Sintiendo y gustando Manresa en El Escorial
22 Ago 2017

  No era la primera vez que participaba en unos ejercicios espirituales, ni que pasaba algún tiempo en silencio.  [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1