José Manuel Ferrer Jordá, su nombre civil, nació en Burriana (Castellón) el 26 de noviembre de 1872. En su pueblo natal aprendió las primeras letras y participó en asociaciones parroquiales.

El 21 de junio de 1890 ingresó en el noviciado de los Terciarios Capuchinos y dos años después, el 27 de mayo de 1892, hizo su profesión religiosa. El 5 de junio de 1898 emitió sus votos perpetuos, permaneciendo de por vida como religioso coadjutor.

Desarrolló su ministerio, durante veinticinco años largos, en las escuelas de reforma de Madrid, Sevilla y Zaragoza, siguiendo el pensamiento del P. Fundador. En el verano de 1932 pasó a formar parte de la fraternidad del Colegio Fundación Caldeiro, de Madrid, donde le sorprendió la guerra.

Expulsado del centro, que inmediatamente fue transformado en checa, fray Benito buscó amparo en su pueblo natal. Vino a los suyos, pero los suyos no lo recibieron, razón por la que dirigió sus pasos a Torrent hallando acogida, juntamente con su hermano Laureano, en casa de la piadosa señora Trinidad Navarro.

"De fray Benito Mª de Burriana –escribe Trinidad Navarro– le diré que vino a casa el 14 de agoto de 1936 y salió hacia la cárcel el 14 de septiembre. Este santo varón, en todo el tiempo, no hablaría ni una docena de palabras. Su conversación era con la Reina de los Cielos. El 12 de septiembre, festividad del Dulce nombre de María, rezó diecinueve partes del rosario". Fray Benito no participó en política, tampoco se le hizo juicio alguno. Fue asesinado en la Masía de Calabarra de Turís (Valencia).

Fray Benito fue un religioso sencillo, austero, de palabra breve y muy devoto de la Eucaristía y de la Virgen de los Dolores. En el apostolado de la misión específica se mostró siempre como sencillo y bondadoso zagal del Buen Pastor. Conseguía más cambios en sus muchachos por el testimonio de su persona que por enseñanzas que les proporcionaba.

Mártires amigonianos

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1