José María Llópez Mora –nombre civil de Fr. Recaredo– nació en Torrent, Valencia, el 22 de agosto de 1874. Sus primeros estudios los realizó en la escuela del pueblo, ingresando como religioso amigoniano el 21 de junio de 1889. Emitió sus votos perpetuos el día de la Inmaculada de 1896 en la Escuela de Reforma de Santa Rita, Madrid. De por vida permaneció como hermano coadjutor.

Ejerció su apostolado misericordioso y redentor con los jóvenes en diversas escuelas de reforma. En dicho ministerio mostró poseer dotes naturales no comunes para la educación de la juventud inadaptada. Los últimos años de su vida los pasó en el convento de Nuestra Señora de Monte Sión, en su pueblo natal, dedicado incansablemente a su ministerio de impartir el catecismo a los niños, fundar escuelitas nocturnas gratuitas para ellos y a obras de caridad.

Expulsado del Convent, junto con toda la fraternidad, el 20 de julio de 1936, halló piadoso refugio en casa de su sobrina María Llópez, hasta que el 4 de agosto fue recluido en la cárcel del pueblo. Al amanecer del 18 de septiembre, junto con el P. Ambrosio y P. Valentín, Fr. Modesto y Fr. Francisco, fue asesinado en el lugar denominado La Fuente de la Mantellina, en terreno de Montserrat, Valencia.

Su figura pequeña, viejecito pero ágil y simpático, rodeado siempre de niños, visitando a los enfermos y encarcelados y llevando alimentos a escuelas pobres y humildes, hacen su figura sumamente atractiva y amable.

El perfil espiritual de Fr. Recaredo lo presenta como un hombre sencillo, humilde, cordial, amable y sumamente franciscano. Poseía un gran espíritu de minoridad y se caracterizó por ser un religioso piadoso, rezador, muy observante en su vida religiosa y muy trabajador en su apostolado con los jóvenes.

Mártires amigonianos

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1