2009, Año Santo para la familia franciscana

En este año 2009, la fecunda familia franciscana celebra el 800 aniversario de la primera regla (1209).

 

Francisco de Asís es, sin du­da, uno de los hombres más admirados de todos los tiempos. Uno de los grandes santos muy venerado por creyentes y no creyentes. Su recuerdo suscita aún admiración y simpatía en todos los ámbitos, sean laicos o eclesiales. Estamos ante uno de los principales profetas, que ha inspirado ayer y hoy a pintores, escultores, novelistas, directores de teatro y cine. Su biografía es una inagotable provocación para el mundo del arte.

En este año, la fecunda familia franciscana celebra el 800 aniversario de la primera regla (1209). Puede considerarse el momento del nacimiento de los franciscanos. Francisco de Asís, lleno de entusiasmo y acompañado por sus primeros seguidores, acudió, a petición del Papa, a Roma. El Vaticano, entonces, en San Juan de Letrán, le había pedido que presentara por escrito su propuesta. Francisco se resistía. Pero al final, ayudado por un compañero versado en la Biblia, pergeñó unas letras cuajadas de evangelio puro y duro. Aquel contrastante encuentro entre la Iglesia, llena de poder y riqueza, de Inocencio III, y el poverello de Asís no aconteció sin tensiones. La misma manera de vestir del santo y ese texto eran una denuncia de aquel mundo tan alejado del Evangelio. Por eso, al final, se le mandó a casa diciéndole, poco más o menos, que podía continuar, pero sin exagerar. Y que no se olvidara de regresar con un texto más canónico. Una vez más en la historia de la Iglesia, la vivencia radical del Evangelio sitúa a sus protagonistas en los márgenes. A pesar de todo, Francisco de Asís continuó, en comunión con la Iglesia, su itinerario evangélico. Una gran familia, con distintas sensibilidades, que todavía hoy encuentra en su personalidad una fuente de vida y felicidad.


El hacer memoria de aquella primera regla enfrenta a los franciscanos/as con las genuinas raí­ces de su carisma. Este año se convierte para todos aquellos que beben de las fuentes franciscanas en un kairos, es decir, un tiempo de gracia y renovación. Desde mi punto de vista, algunos aspectos de Francisco de Asís no sólo son actuales, sino también atractivos para mucha gente y, particularmente, para los jóvenes. Destacaría los siguientes puntos fuertes y, además, elementos diferenciales de su espiritualidad: la fraternidad, la pobreza y la sencillez, la paz y el medio ambiente.


Para Francisco de Asís, la principal tarea de su vida era hacer sentir a todos los hombres, sin ninguna clase de discriminación, que somos hermanos. Que Jesucristo, haciéndose hombre, nos había hermanado a toda la Humanidad. Él quería que esta fraternidad utópica se viviera en sus comunidades para que fueran el modelo a vivir por todos. Sin duda, la fraternidad es una tarea inacabada y, por eso, una llamada en este año a revitalizar el tejido fraterno de nuestra sociedad, mirando a Francisco de Asís. La pobreza y la sencillez frente a la prepotencia y el desprecio.


Ayer como hoy, el poder y la riqueza son los signos de identidad de una sociedad hastiada, repleta del colesterol que ahoga las vidas y enturbia los corazones. Francisco, frente a esto, levanta la bandera de la credibilidad, mostrando una coherencia absoluta entre palabra y vida. Se puede vivir feliz con poco o nada. Y no vale la pena perder la vida por lo perecedero.


Un mensaje tremendo para nuestra sociedad de la opulencia en crisis. Y desde ahí nos invita a la solidaridad y comunión profunda con los pobres. Mensajero y hacedor de la paz. Ésta es otra de las características de la espiritualidad de este santo. La inten­sa búsqueda de la auténtica paz reconciliadora entre los hombres fue uno de los vectores fundamentales de su vida. En un mundo plagado todavía de guerras, de odio y violencia, el mensaje de alguien que sueña casi inocentemente en hacer posible un mundo de amor suena una vez más a la utopía de un loco del amor de Dios.


Finalmente, Francisco de Asís extendió su fraternidad a toda la creación, por eso las llamó: «Hermano Sol, hermana Lu­na, que va ampliando hasta la hermana muerte.» Un profeta de la ecoteología, que nos invita a respetar la Tierra y el medio ambiente, frutos del creador. La actualidad de este tema es ineludible. El cambio climático ha pen­trado con fuerza y preocupación en la opinión pública. Francisco nos recuerda a los cristianos la motivación fundamental de nuestro respeto al medio ambien­te, cuyo deterioro, además, genera pobreza y hambrunas en los países pobres.


Un Año Santo para la reflexión y la oración. Un tiempo para actualizar las estupendas intuiciones del santo de Asís. ¡Feliz aniversario!

Más noticias recientes...

La plataforma Ayarobla, a punto de ...
19 Ene 2021

  Desde su puesta en marcha en septiembre de 2020, la plataforma virtual de formación amigoniana Ayarobla ha sido [ ... ]

La pedagogía amigoniana desde 1885 ...
14 Ene 2021

  La Congregación ha publicado el libro “Historia de la Pedagogía Amigoniana”, obra del n Antonio Vive [ ... ]

Ordenación sacerdotal de Fr. Julián...
12 Ene 2021

  El sábado 9 de enero de 2021, nuestro hermano ulián Esteban Londoño Yepese la Provincia San José y de nue [ ... ]

Fr. Francisco Carretero: "nazareno"...
08 Ene 2021

  El 8 de enero de 2021 ha fallecido, a los 94 años de edad, el eligioso amigoniano Fr. Francisco Carretero Arah [ ... ]

El Colegio Amigó, 1º Premio en la F...
23 Dic 2020

  El equipo de Ciencias del Colegio P. Luis Amigó de Pamplona ha sido galardonado con el rimer Premio al Proyect [ ... ]

Casa AMIGÓ, nuesta nueva obra apost...
18 Dic 2020

  Desde el 1 de julio de 2019 la comunidad Luis Amigó de Gelsenkirchen (Alemania) tiene una segunda sede en el a [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1