P. Antonio Amo: Ensoñador y buena persona

 

El padre Antonio Amo se distinguió principalmente por ser una buena persona, en toda la extensión y profundidad del término. Su bondad se manifestaba de modo particular a través de su corazón compasivo. Fue, en este sentido, un buen samaritano, siempre dispuesto a aproximarse y hacerse así prójimo de quien encontraba necesitado en su camino.

Era también una persona muy singular. Para él, horarios y reglamentos, más que tiempos a tener en cuenta y normativas a seguir, eran referencias que sabía relativizar e incluso dejar a un lado con cierta frecuencia y con total naturalidad.

Fue, además, un buen prototipo de la persona ensoñadora. Con una imaginación desbordante, siempre estuvo pronto a proyectar sueños que muchos consideraban ilusiones infundadas, pero que él intuía como perfectamente realizables. Persona profundamente piadosa y muy entregada al ministerio sacerdotal, estaba dispuesto en todo momento a atender de corazón a quien requería sus servicios.

Nacido en Grijalba (Burgos) el 17 de enero de 1930, ingresó a los 12 años en el Seminario Amigoniano San Antonio de Pamplona. En 1945 prosiguió sus estudios en el Seminario San José de Godella, donde inició el Noviciado en 1947. Sus votos perpetuos tuvieron lugar el 14 de julio de 1954 y el 2 de abril de 1960 fue ordenado sacerdote en la capilla del Palacio Episcopal de Madrid. Al día siguiente celebró su primera misa en la Capilla del Colegio Caldeiro, a cuya comunidad pertenecía. Tras su Ordenación sacerdotal, pasó al Refor¬matorio Sagrado Corazón de Madrid y después al Reformatorio Buen Pastor de Zaragoza, para regresar de nuevo al Colegio Fundación Caldeiro de Madrid en 1962.

De allí pasó al Colegio Nuestra Señora de Monte-Sión de Torrent en 1971, donde permaneció hasta 1978, en que fue enviado al Instituto Preparatorio de Menores de San Cristóbal (República Dominicana). Tras dos años y medio allí, marchó a Costa Rica para formar parte de la comunidad fundadora del Seminario Padre Luis Amigó de San Jerónimo de Moravia y un año después del Hogar Luis Amigó de Zapote-San José en la misma Costa Rica.

En 1984 fue trasladado a Venezuela, al Instituto Cecilia Mujica de San Felipe. De allí pasó a colaborar con el Hogar Campesino de Socopó en Barinas, cuyo objetivo dotar de casa a familias desfavorecidas. En 1991 regresó a San Felipe y permaneció en Venezuela hasta que fue enviado a Bolivia, al Hogar de Niños de Santa Cruz (Bolivia) y dos años y medio después a Argentina, al Instituto San Isidro de Verónica.

Regresó a España en diciembre de 2005, siendo destinado a la Casa San Nicolás de Bari de Teruel, que sería ya su último destino como religioso. El 30 de octubre de 2010 fue es nombrado rector de la Iglesia San Nicolás de Bari, convertida ahora en Santuario. En la noche del 3 de diciembre, con ochenta y cinco años de edad y sesenta y ocho de vida religiosa, fue llamado repentinamente a la Casa del Padre.

Más noticias recientes...

Visita del P. Provincial a las comu...
15 Jul 2021

  Nuestro P. Provincial, Fr. Jesús Mª Echechiquía, ha estado de ita fraterna a las comunidades de Costa de M [ ... ]

Reforzamos el apoyo a las personas ...
13 Jul 2021

  La crisis sanitaria y socioeconómica provocada por la Covid-19 ha agravado la situación e incrementando el rie [ ... ]

Ordenación sacerdotal y primera mis...
05 Jul 2021

  El pasado sábado, 3 de julio de 2021, tuvo lugar la ordenación sacerdotal de nuestro hermano Ange Loboué, mie [ ... ]

El significado del camino sinodal d...
28 Jun 2021

  El pasado martes 22 de junio tuvo lugar el segundo encuentro virtual sobre sinodalidad, con el tema: “El signi [ ... ]

IV reunión del Consejo General Ampl...
25 Jun 2021

  Con el lema “Camino sinodal: un momento de gracia”, el Consejo General Ampliado de la Congregación se ha re [ ... ]

Fomentado la sinodalidad y el disce...
08 Jun 2021

  La sinodalidad es clave para nuestra Iglesia al comienzo del tercer milenio. El Papa Francisco pone mucho énfas [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1