Una experiencia diferente

 

“Te doy mi ternura, acógela, recíbela en Ti. Te doy mi alegría, acógela, recíbela en Ti”. Con este canto de Ain Karem comenzábamos la primera oración en nuestro voluntariado en la Colonia San Vicente Ferrer de Burjassot cinco jóvenes: tres nazarenas, Nerea, Macarena y María; un chico de Torrent, Álvaro, y un servidor, fr. Jorge, de Madrid, quien iba a acompañar durante estos días al resto para que disfrutasen y aprovechasen esta experiencia.

Y así es como os voy a contar la experiencia de vida del voluntariado en la Colonia San Vicente que ha transcurrido del 1 al 10 de agosto, a través de sus palabras, emociones y vivencias. Pues como dijo alguno “En un principio cuando escuchas la palabra voluntariado, parece que vas a un sitio a dar sin recibir nada a cambio. En mi caso, es todo lo contrario, me llevo mucho más de lo que he dado”. Vinimos con ternura y alegría, y nos hemos ido hinchados de amor.

20180820VoluntariadoCSV2

Ahora bien: ¿en qué ha consistido el voluntariado? Podemos hablar de dos caminos; por un lado, “tanto las charlas con el equipo educativo del centro como las de villar me han ayudado a profundizar en la realidad del menor. Respecto a la labor de los Amigonianos cada vez me siento más orgullosa de lo que hacéis y la ayuda que prestáis a la sociedad y yo de sentirme parte de ella.” Y, paralelamente, se puede decir que ha sido “una experiencia de convivencia, una experiencia para acompañar, vivir con los chicos/as que están viviendo una realidad ajena a las personas de a pie”.

Es decir, hemos conocido y participado en la realidad del menor empapándonos del carisma amigoniano a través de charlas, visitas a lugares como Villar del Arzobispo, Montiel o Massamagrell y a la vez nos hemos encontrado con nosotros mismos, con Dios: “Como creyente también me ha hecho meditar mucho. He meditado sobre cómo ha sido mi vida con Dios, en qué lugar lo he tenido a Él y dónde lo quiero tener ahora. He aprendido a orar, a escuchar su palabra de una manera más madura. He abierto mi corazón para dejarme querer por Dios.”

20180820VoluntariadoCSV3

Cada voluntario se encontraba en uno de los grupos educativos, compuesto por un máximo de catorce jóvenes y los educadores. Al principio no todo fue sencillo: “Al principio los tres primeros días no me sentí integrada, pero después he estado muy cómoda, participativa y con sensación de aceptación por el grupo, una relación en su mayoría fantástica” pero todos acabamos con ganas de más, entre otras cosas ellos ponen el acento en “destacar la importancia de las normas y un buen apego familiar” o diciendo que “la labor de los Amigonianos me ha dejado sin palabras y me ha asombrado la sombra que proyecta su forma de actuar. Contento de haber conocido y haber trabajado con los amigonianos”.

Cada día comenzábamos con una oración que nos ayudaba a prepararnos para vivir con intensidad la jornada, poniéndonos en manos de Dios. Y concluíamos con otra oración para hacer valoración del día y compartir nuestras vivencias. Cada día era intenso, pero merecía la pena “la oración de la noche costaba por el cansancio de durante todo el día, pero mejoraba mi mente diariamente”.

20180820VoluntariadoCSV4

Y, como no, entre una actividad y charla o presencia entre los menores, había tiempo para convivir entre nosotros, para dedicarnos a un ocio saludable, para ir de visita turística a Jávea o para pegarnos un baño en la piscina, de esto ninguno ha hecho comentario, pero estoy seguro que también lo han disfrutado, pues el amor que se derrama es fruto de la comunión con Dios y con los hermanos.

Esta experiencia de vida también ha despertado o avivado entre nosotros la sensibilidad por lo social. Ellos lo expresan así: “Esta experiencia influye en mi pues ves otras realidades que empequeñecen tus problemas y agrandan tu coraje y tu corazón. Influye a la hora de visualizar mi vida desde otras perspectivas” o “esta experiencia es una forma de reconocer ante lo chicos que existen, reconocemos su existencia, su dignidad. Nos mezclamos con ellos porque somos iguales y queremos que ellos lo perciban así”.

20180820VoluntariadoCSV5

En resumidas cuentas: ha sido una vivencia integral que nos ha ayudado a conocernos más y a poner nuestra vida en manos de Dios, es decir, a vivir vocacionados. Ha sido un camino de encuentro, de fraternidad, que nos ha enseñado a ser hermanos, a escucharnos. Ha sido una inmersión en la realidad amigoniana, dándonos sentido de pertenencia, estrechando vínculos. Ha sido una experiencia de vida, un voluntariado en la Colonia San Vicente.

Para ver el álbum de fotos del voluntariado, pinche aquí.

Por Fr. Jorge Iván Cervera

Más noticias recientes...

Una “vuelta al cole” segura y anhel...
23 Sep 2020

  Este mes de septiembre hemos vivido, como todos los años, la tradicional “vuelta al cole” en nuestros Coleg [ ... ]

Torrent estrena un himno a la Virge...
23 Sep 2020

  El patio del Colegio Nuestra Señora de Monte-Sión de Torrent (Valencia) acogió el domingo 20 de septiembre la [ ... ]

XXVII Encuentro Nacional de Educado...
21 Sep 2020

  Un año más, llega el tradicional Encuentro Nacional de Educadores/as Amigonianos/as, que ya va por su XXVII ed [ ... ]

Primera Profesión de los novicios d...
17 Sep 2020

  Géraud AFIGNONZO, Thespis DOUSSOH y Michel KPAKPO nuestros tres novicios benineses, que comenzaron su noviciad [ ... ]

Renovación de votos en España, Colo...
16 Sep 2020

  Este martes, día 15 de septiembre, coincidiendo con lafestividad de nuestra Madre de los Dolores, patrona de l [ ... ]

50 aniversario de mi Primera Profes...
28 Jul 2020

  El próximo 15 de agosto celebraré las das de Oro de mi Primera Profesión religiosa que tuvo lugar aquel d [ ... ]

Más noticias...

125

FundacionAmigo

logo amigonianos

PPIACE

UA-21863495-1